Viernes, 23 de junio de 2017

Como proyectos ante el seno de la ANC

Contralor General promete retomar el control previo y vigorizar el control sobre los entes descentralizados
ju

Así lo anunció el titular del Máximo Órgano de Control Fiscal, Dr. Manuel Galindo Ballesteros, durante la ponencia La Constitucionalidad de la Convocatoria a la ANC en la Escuela Venezolana de Planificación

El Contralor General de la República Bolivariana de Venezuela, Dr. Manuel Galindo Ballesteros, expuso junto a su equipo de especialistas en el área jurídica la ponencia Constitucionalidad de la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente en la sede de la Escuela Venezolana de Planificación, en Caracas, donde a propósito del tema expresó que la Contraloría General trabaja de lleno para prevenir y sancionar las corrupción en sus distintas formas; proyecto que pretende fortificar a través de la ANC, de aprobarse, a fin de reforzar la vigilancia y control del erario público, retornar al denominado control previo, así como vigorizar el control sobre el manejo de los fondos públicos por parte de los entes descentralizados —las denominadas fundaciones—. “La Contraloría General no persigue personas, ni políticos: la Contraloría General cumple con un mandato constitucional y ejerce control sobre los entes y órganos del Estado”, sentenció.
El Dr. Galindo Ballesteros aclaró que, según lo que expresa el artículo 348 de la vigente Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) del año 1999, “la iniciativa de convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente la pueden tener el 15% de la población electoral debidamente inscrita en el Registro Electoral, es decir, que el pueblo venezolano no perdió la iniciativa de llamar a una Asamblea Nacional Constituyente; el presidente o presidenta de la República, y la Asamblea Nacional mediante el acuerdo de las dos terceras partes de sus integrantes. La Constitución faculta a quienes tienen la iniciativa, por ello es indiscutible la necesidad de un referéndum previo a esa decisión ya tomada en consejo de ministros”.
El titular del Máximo Órgano de Control Fiscal de la nación también se refirió al artículo 349 constitucional interpretado por la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, único y máximo intérprete de la Carta Magna y las leyes, agregando: “El presidente de la República no podrá objetar la nueva CRBV. Una vez que en el seno de la Asamblea Nacional Constituyente se apruebe la nueva Constitución, esta será sometida a una consulta aprobatoria. Es decir, que sí participará de manera contundente el pueblo, quien finalmente tomara la decisión sobre la aprobación o no de la nueva Constitución”.
De igual manera, precisó que con la nueva Constitución no va a desaparecer la Constitución del 99, y que los poderes públicos constituidos en sus tres niveles de Gobierno no podrán impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente, “porque ella es un suprapoder legislativo, que está por encima del poder legislativo ordinario, por mandato popular”.
El Contralor General se refirió también a los artículos 333 y 350 constitucionales, los cuales, a su juicio, fueron invocados fuera del rango constitucional por parte de la Mesa de la Unidad Democrática: “El artículo 333 obliga a todos los venezolanos, con autoridad o no, al restablecimiento de la Constitución si fuera objeto el Estado venezolano, por ejemplo, de un golpe de Estado […] El artículo 350 se activaría de existir un Gobierno antidemocrático. Tener libertad de opinión es democracia, aprobar o no una nueva Constitución a través de la ANC es democracia. Conclusión: no existe un régimen antidemocrático”, sostuvo.
Reiteró que el llamado a la ANC es el escenario propicio para plantear el diálogo franco, la constitucionalidad y el desarrollo de una batalla frontal contra la corrupción, partiendo de la prevención como premisa.