El cumplimiento de las atribuciones de la Contraloría del estado Vargas se ejerce en base a los siguientes principios y valores:

Apoliticismo: El control debe ser ejercido libre de todo sesgo que pueda desviar  su carácter eminentemente objetivo, técnico e imparcial, desechando cualquier influencia político-partidista.

Autonomía: Expresada en la potestad de la entidad fiscalizadora para organizarse, ejercer sus funciones y adoptar decisiones, al margen de la intervención de los órganos, de conformidad con el ordenamiento jurídico vigente.

Carácter técnico: El control debe fundamentarse en la aplicación consistente de métodos y técnicas que sustenten la calidad y pertinencia de los resultados.

Celeridad: El control debe practicarse sin paralizar o entrabar la gestión administrativa, optimizando su función fiscalizadora con procesos ágiles y eficaces.

Credibilidad: Las actuaciones fiscales deben tener efecto absoluto de confianza, garantía y transparencia con apego a los principios y valores éticos.

Economía: El costo del control no debe exceder el que resulte de la suma de los beneficios esperados de la acción fiscalizadora.

Eficacia: El ejercicio de las funciones de control se efectúa procurando el cumplimiento óptimo de los objetivos planteados.

Eficiencia: La Contraloría en el ejercicio de sus funciones procura siempre el aprovechamiento máximo de sus recursos y de la capacidad con que cuenta. Con un mínimo de desperdicios para generar los resultados esperados con la calidad requerida.

Ética: Las funciones de la Contraloría se expresan en acciones acordes al código de ética del funcionario público, asumido por la Institución.

Honestidad: En el cumplimiento de las funciones de la Contraloría, prevalece la rectitud, lealtad, integridad e imparcialidad.

Identidad y compromiso: Las funciones de la Contraloría se ejercen con orgullo, satisfacción y promoviendo los principios y valores de nuestra Institución.

Imparcialidad: Las funciones de la Contraloría se ejercen con rectitud y equidad.

Lealtad: Las funciones del equipo de personas que forman parte de la Contraloría del estado Vargas, deben estar enmarcadas dentro del más estricto sentido de salvaguarda de los intereses de nuestra Institución, donde las actitudes de confidencialidad y reserva de la información estén por encima de cualquier interés. 

 

Objetividad: La acción de control debe estar desprovista de la influencia de factores subjetivos que puedan alterar el carácter ecuánime de los resultados de la gestión fiscalizadora e inspirados en la vigilancia del cumplimiento de las normas técnicas y legales que rigen el control fiscal con precisión metodológica y juicio normativo, con la finalidad de fortalecer la capacidad del Estado para ejecutar eficazmente su función de Gobierno y lograr la transparencia y la eficiencia en el manejo de los recursos públicos.

Oportunidad: El control debe ser contemporáneo con la gestión administrativa y las decisiones, recomendaciones o resultados de la acción fiscalizadora, deben ser informados con prontitud a los entes u órganos interesados para que los resultados obtenidos puedan tener el indispensable impacto correctivo, disuasivo o sancionatorio.

Participación: La Contraloría en el ejercicio de sus funciones incorpora su recurso humano al trabajo en equipo y a la toma de decisiones que conducen al logro de las metas y objetivos propuestos.

Participación Ciudadana: La Contraloría del estado Vargas, incentiva e incorpora a los ciudadanos en su gestión fiscalizadora, tal como lo estipula el artículo 62 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Proactividad: Comprende la efectividad de las operaciones de fiscalización, que se apoya en la actitud de cambio de todos los funcionarios de la organización para el mantenimiento de una ventaja competitiva, dinámica e imprescindible que evoca la iniciativa, constancia y la acción hacia el resultado deseado o visión institucional. 

Responsabilidad: Los trabajadores del órgano de control conscientes de su obligación como servidores públicos, realizan el mejor esfuerzo para cumplir con los deberes asignados y asumen las consecuencias de sus actos.

Sentido de responsabilidad social: Entendida como el cumplimiento de las responsabilidades contenidas en las disposiciones legales y en la gestión sana y conveniente de los recursos en pro de los intereses de los habitantes del Estado.

Trabajo de equipo: El personal del órgano de control, trabajará mediante un esfuerzo mancomunado, interactuando con armonía, confianza y respeto para el logro de los objetivos comunes.

Transparencia: La Contraloría ejerce el control fiscal estadal manteniendo la claridad en cada uno de sus procesos, así como en todas las actividades relacionadas con el control interno de la entidad.